Estimado lector,

El objetivo de este Blog no es crear un ‘dogma religioso’ o una ‘guía espiritual’, ya que no hay tales prácticas entre los Cristianos. Nuestra única guía, regla o dogma es: la biblia, que para nosotros son las Sagradas Escrituras. Dice la carta a los hebreos capítulo 1 del versículo 1 al 4:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

Para los Cristianos, este texto tiene grandes implicaciones: primero, que Dios ha hablado a la humanidad muchas veces, esto, además de muchas otras cosas, quiere decir que nuestro Padre se comunica con la humanidad para enseñarles todas las cosas que deben saber y que les conviene hacer. No necesitamos ser adivinos ni tenemos que inventarnos cual sea la voluntad de Dios, ni tenemos que experimentar todas las cosas para saber cuales son las que nos convienen hacer, ya que Dios ha hablado.

Cuando dice que ha hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo por medio de los profetas, crea en mi la enorme inquietud de saber qué es lo que Dios ha hablado muchas veces y por qué lo ha dicho de muchas maneras, cual es su propósito? Por esta razón debemos escudriñar profundamente todo el Antiguo Testamento. Dios a través del AT nos comunica cómo nos creó, cómo vivió la humanidad en otros tiempos y lo expresó por medio de sus profetas a quienes había que oír y obedecer.

En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, Jesucristo, a quien ahora debemos oír y obedecer. Por esto debemos escudriñar fervientemente todo el Nuevo Testamento, donde están sus enseñanzas y  las de sus apóstoles desde el principio de Su Iglesia hasta el fin del mundo.

Segundo, que Dios constituyó a Jesucristo como el heredero de todo. Cuando dice de todo, para mi significa que es el dueño de todo lo creado. Por supuesto, entre los creados estamos tú, yo y todos los seres vivos, pues dice que por medio de El hizo el universo. Por lo tanto, aparte de hacerlo, dice Dios, que también lo heredó. Así que, rindámonos enteramente a nuestro hacedor, descansemos eternamente en El y vivamos en obediencia para su gloria y su honra. Aleluyah!

Tercero, Dios y Jesucristo son uno. Jesucristo es el resplandor de su gloria y la imagen misma de la sustancia de Dios. Y es además quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, es decir, Él es quien sustenta, alimenta, sostiene, cuida, mantiene al universo. En otras palabras, El hizo, sigue haciendo y seguirá haciendo que todas las cosas existan por Él y para Él.

Cuarto, Él hizo la purificación de nuestros pecados por medio de si mismo. Wao!! Me regocijo al saber que el mismo resplandor de la gloria de Dios se hizo hombre y purificó, quitó, limpió mis pecados. Ciertamente entiendo que mis pecados son completamente perdonados por el sacrificio de Jesucristo en la cruz. El que creyere en Jesucristo y fuere bautizado en su nombre, lo recibe al Él y al que lo envió, en su vida. Dicho de otra forma, cuando en tu vida hay oscuridad llena de pecados y te entregas por completo a Jesucristo conforme a sus palabras, entonces el resplandor de la gloria de Dios vine a tu vida y entonces disipa, limpia, alumbra refulgentemente toda tu vida. Haciéndote completamente limpio y digno de estar en la presencia del Altísimo. Alabado se Su Nombre!

Wao!! Volviendo al tema de este Blog!! A continuación, encontrarás algunos consejos y respuestas a las preguntas mas frecuentes de los recién convertidos a la fe de Jesucristo. Espero te sea de mucha bendición!!

El Perdón Según las Escrituras I

¿En verdad pueden todos los seres humanos perdonar?

Lamentablemente la respuesta es NO. Es muy conocida la frase: “Yo no soy Dios para perdonar…” expresión que cuando se usa, sale del alma. Las personas alegan imperfección o incapacidad para realizar este acto milagroso. Y ciertamente su alegato es correcto, solo que su razón no lo es. La verdadera razón por la que no pueden perdonar no es porque no son Dios, sino porque no son hijos de Dios.

¿Muchas religiones?

A veces me pregunto por qué hay tantas religiones y por qué dentro del cristianismo hay tantas divisiones si el Señor Jesucristo es uno solo. Cada divisionista piensa que su grupo es la Iglesia del Señor. ¿Cómo probar si tu grupo es parte de la Iglesia del Señor Jesucristo?