Menu

Home

Reflexión

Escudriñar

Palitos

Curiosidades

Congregaciones

Campamentos

El Fundamento de sus Apóstoles

¿Quieres tener comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo?, pues la única forma es teniendo comunión con sus apóstoles, porque ellos lo oyeron, lo vieron, lo contemplaron, lo tocaron y lo palparon. Porque ellos fueron instruidos directamente por El. Este artículo es la tercera parte del estudio – “Conoce la Iglesia de Cristo”. Para leer la primera parte, favor presione el botón “Su Fundador” al final de la pagina!

El Fundamento de los Apostoles

Hoy en día hay muchos llamados "apóstoles", y no lo son. Las Escrituras nos enseñan cuando fueron establecidos los verdaderos Apóstoles, con qué propósito y cual fue el último de ellos, no se deje engañar!

Estimado Lector,

De modo que, no hay otro fundamento que el que ya ha sido dado una vez a los santos:

Efe 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,

¿Por qué tiene que ser el fundamento de los apóstoles y no el de cualquier otra revelación?, 1 Juan 1:1-4

Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido.

¿Quieres tener comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo?, pues la única forma es teniendo comunión con sus apóstoles, porque ellos lo oyeron, lo vieron, lo contemplaron, lo tocaron y lo palparon. Porque ellos fueron instruidos directamente por El.

¿Cuál es este fundamento? El mismo que desde el principio de la Iglesia del Señor, después del derramamiento del Espíritu Santo, los que creyeron perseveraban:

Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

Algunos grupos hacen alarde de tener apóstoles entre ellos. Muchos se dicen llamar apóstoles y se identifican como mayores que los mismos pastores. Piensan que por llamarse asimismo apóstoles o que por ser elogiados de los que no leen la Escritura, serán de mayor jerarquía dentro de la iglesia y que serán tomados en mayor estima. La verdad es que la Escritura, solo reconoce como apóstoles a los “elegidos e instruidos directamente” por el Señor Jesucristo. Y estos son:

Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó.

La Escritura nos enseña cómo son elegidos “todos” los apóstoles del Señor Jesucristo. La elección e instrucción del primer apóstol (Andrés) hasta el último (Pablo). La Escritura nos enseña de la siguiente manera la elección, Mat 4:18-22:

Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron. Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. Y ellos, dejando al instante la barca y a su padre, le siguieron.

Continúa Mat 9:9:

Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.

Continúa Juan 1:43:

El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme. Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro.

Continúa Juan 1:47-48:

Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.

El Señor Jesucristo les enseñó durante todo su ministerio explicándole sus palabras, Mat 13:51:

Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.

Elección de Matías. Luego de la muerte de Judas Iscariote, los once, dirigidos por el Espíritu Santo, oraron al Señor para que señalara al que él había escogido para sustituir al perdido, Judas, Hechos 1:21-22:

Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección

Continúa Hechos 1:24-26:

Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos has escogido,  para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.  Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles.

Los once, dirigidos por el Espíritu Santo, afirman que para ser apóstol del Señor Jesucristo, debe “haber sido enseñando directamente por el Señor”, en este caso, junto con ellos, todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía, comenzando desde el bautismo hasta su ascensión y luego ser “elegido por el mismo Señor”.

Finalmente, la elección de Pablo, Hechos 9:10-11:

Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor.  Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,

Continúa Hechos 9:15

El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es este, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

Continúa Hechos 22:12-15

Entonces uno llamado Ananías, varón piadoso según la ley, que tenía buen testimonio de todos los judíos que allí moraban,  vino a mí, y acercándose, me dijo: Hermano Saulo, recibe la vista. Y yo en aquella misma hora recobré la vista y lo miré.  Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca.  Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.

Una vez más “elegido” e “instruido” por la “voz de su boca”. Y como mencioné anteriormente, el último de los apóstoles. La Escritura nos enseña, 1 Cor 15:7-8:

Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.

De modo que, si en tu grupo aún existen “apóstoles”, mas alla de los que describe las Escrituras, entonces debes ayudar a tu grupo a conocer mejor los ministerios dentro de la Iglesia del Señor según las Escrituras. Aunque muchos aluden al significado literal de “apóstoles” que en griego quiere decir “mensajero, enviado, misionero”, sin embargo, elos mismos no se llaman “mensajeros”. Aun así esto no deja de ser una falsa pretensión al querer nombrarse asimismo de esta manera. El Maestro le exhorta de la siguiente manera, Lucas 14:8-11:

Cuando fueres convidado por alguno a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él, y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: Da lugar a este; y entonces comiences con vergüenza a ocupar el último lugar. Mas cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa. Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido.

Sin embargo, desde los tiempos del apóstol Pablo, ya habían surgido estos pretenciosos, con los cuales no debemos de juntarnos para no tener el mismo fin:

Porque estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Tu puedes hacerte las siguientes preguntas y responderlas con honestidad: ¿Cuántas veces nos reunimos? ¿Cada vez que nos reunimos lo hacemos con el mismo propósito, es decir, todos los días son iguales? ¿Con cuanta frecuencia oramos? ¿Cómo cantamos alabanzas? Si en cada reunión de tu grupo o congregación se habla o predica más de cualquier otro tema o de otra persona más que de Jesucristo, entonces debes ayudar a tu grupo a centrarse en la piedra angular, que muchos han desechado o buscar la iglesia verdadera. Recuerda, no hay otro fundamento:

  • 1Co 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

El no comparte su gloria ni su adoración con nadie. Ningún hombre es la cabeza de su iglesia. Solamente Jesucristo! Crees que lo digo yo? En la biblia podemos aprender! Su iglesia solo tiene una cabeza, el cual es Jesucristo:

  • Col 1:18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia

¿Quieres saber más de la Iglesia verdadera?

Amado lector, ¿te gustaría buscar más de las doctrinas de la Iglesia que Cristo edificó? Leer la cuarta parte:

¿Quieres conocer las doctrinas que practica la Iglesia del Señor?
EnglishSpanish