Menu

Home

Reflexión

Escudriñar

Palitos

Curiosidades

Congregaciones

Campamentos

El Evangelio – la Buena Noticia

Estimado lector,

Nos llena de mucha alegría su interés en confesar a Jesucristo como su Señor y Salvador. Este artículo es la última parte del estudio – “Buscando A Jesucristo”. Para leer la primera parte, favor presione el botón “Buscar a Jesucristo” más arriba! Es nuestro gozo como cristianos, compartir la palabra de Dios con usted. Esperamos que este medio de enseñanzas, le pueda guiar a orar de manera genuina y acercarse fervientemente a Dios, en busca de un arrepentimiento auténtico.

El Evangelio - la Buena Noticia

Pues si tu respuesta es que:  quieres cambiar y estás convencido de que debes cambiar porque actualmente estas reprobado delante de Dios en el mundo de Dios y las reglas de Dios; deberías estar en un dilema; al querer cambiar y saber que estás condenado.

En este punto, es donde realmente hace sentido recibir alguna buena noticia sobre qué podemos hacer; esto es el EVANGELIO. La buena noticia de que, estando condenado, hay una salida. Que mejor noticia que esa!! por eso es una buena noticia! Es sencillo, sin complicaciones, sin muchas palabrerias. Esta es la buena noticia de salvación, que Jesús el Hijo de Dios, murió por sus pecados! pagó por tu conena y le ofrece a los hombres y mujeres una oportunidad de cambiar y empezar otra vez según las reglas de Dios.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Esta buena noticia tiene muchas promesas: Te hace una nueva criatura, por ejemplo.

2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Para todos los que creen en la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo: Son justificados gratuitamente por su gracia.

Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,  a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,  con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

Esta es la fe en Jesucristo: que todos los que creen en él son gratuitamente justificados delante de Dios, perdonados o redimidos por medio de la fe en su sangre. Porque de tal manera Dios nos ha amado, que hizo expiación de nuestros pecados, para que no seamos condenados bajo el juicio de Dios. Para que seamos una nueva criatura, que llevemos buenos frutos por naturaleza, para que tengamos nueva vida y vida en abundancia,

Jesucristo, el dueño y heredero de todo y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder:

Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

Y nos dice con toda autoridad las buenas noticias (el evangelio), cuáles son las reglas de Dios, la voluntad de Dios:

Jua 6:40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

¿Crees esto? ¿crees que por medio de Jesucristo puedes tener vida eterna? ¿crees que Jesucristo es el hijo de Dios y que tiene esa autoridad? ¿crees que Jesús es el heredero de todo? ¿crees que Jesús es el resplandor de la gloria de Dios, la imagen misma de su sustancia?  ¿crees en la obra redentora de la purificación por medio de la fe en su sangre? ¿crees que El te puede salvar de la condenación eterna? ¿Y que después de la muerte de este cuerpo, El te puede resucitar en el día postrero?

Pues ahora te contaré la palabra de fe que predicamos, Romanos 10:8-11

    Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

    Entiendes ahora lo que significa: ¿Confesar a Jesucristo públicamente como tu Señor y Salvador? Que tu alma sepa que Jesucristo tiene el poder de perdonate, de darte una nueva identidad, una nueva vida fundamentada en el amor a Dios y a tus hermanos, tal como Cristo hizo. Que todo el mundo sepa que crees en Jesucristo y que vives conforme a sus enseñanzas y que día a día te esfuerzas por acercarte cada vez más a él y en servir a todos los demás.

    La palabra de Dios nos enseña que despues de oír y endenter esta buena noticia, el evangelio, no nos podemos quedar solo con el conocimiento, mas bien, tiene que ser seguido por la acción, esto es arrpentirse delante de Dios y bautizarse para efectuar el perdón de los pecados. Su palabra nos enseña en el libro de Hechos 2:37-38:

    Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

    Inmediatamente, después de oír el evangelio, fueron bautizados para el perdón de los pecados. También nos enseña en Hechos 8:35-39:

    Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

    Inmediatamente, después de oír el evangelio, fue bautizado para el perdón de los pecados. También nos enseña en Hechos 10:44-48:

    Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.  Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús.

    Inmediatamente, después de oír el evangelio, fueron bautizados para el perdón de los pecados. También nos enseña en Hechos 16:30-34:

    y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.

    Así que amado lector, ¿qué espera? si has oído la palabra de Dios, la buena noticia que Jesucristo se levantó de los muertos para perdonar todos tus pecados y darte una nueva vida llena de frutos espirituales, entonces busca una congregación donde se reúne la Iglesia de Cristo, confiesa tus pecados, confiesa con tu boca a Jesucristo y bautízate para el perdón de tus pecados!!

    Si Jesucristo es tu Señor, ahora, no tengo otra forma de llamarte más que Consiervo!! Amado hermano!!

    Postdata: Juan 14:15, 21: 

    Si me amáis, guardad mis mandamientos. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

    Que Dios te continue bendiciendo!! 

    ¿Quieres saber más acerca De la Iglesia de Cristo?

    Amado lector, ¿te gustaría conocer la Iglesia que Cristo estableció?, ¿antes de toda esta confusión de denominaciones? ¿Cómo reconocer sus características y así saber si es la Iglesia verdadera del Señor?

    ¿Te gustaría conocer Su Iglesia?
    EnglishSpanish