Jornada Evangelística en San Juan Mayo 2015

!!Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: !!Tu Dios reina!

En esta ocasión más de 40 hermanos anunciaron en las calles de la Isleta de San Juan, Nuestro Dios Reina!!

Este sábado 2 de mayo a las 11:00 am en el Paseo de la princesa, la Iglesia de Cristo en Puerto Rico entregó en las manos de más de 1,500 personas unas palabras de aliento y esperanza sobre el glorioso evangelio de nuestro Señor Jesucristo, junto a un tratado titulado “¿Conoces a la Iglesia de Cristo?” elaborado* por los hermanos de la iglesia de Cristo en Arecibo. Esta obra fue coordinada por los hermanos de Arecibo y en colaboración con otros hermanos de Bayamon, Cubuy, Ceiba, Gurabo, Park Garden y Yauco. Los hermanos de Park Garden invitan a todas las congregaciones a una próxima jornada el proximo 16 de mayo en la plaza de Rio Piedra. No te lo pierdas!

Este es el brochure compartido:

¿Conoces a la Iglesia de Cristo?

 

La iglesia de Cristo tiene este nombre ya que su fun- dador fue el mismo Jesucristo y además Él es la base y fundamento de ésta. Jesús le dejó saber a uno de sus apóstoles (Simón Pedro) sus planes futuros. Ma- teo 16:18 nos dice: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia…”. Este pasaje nos deja saber claramente que Jesucristo es el fundador de la iglesia del Nuevo Testamento y que el sería la roca donde se construiría su iglesia. Cualquier otra iglesia fundada por otra persona que no sea Cristo, no es la iglesia fundada por Jesús. En el Antiguo Testamento David nos deja claro que “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican…”, Salmo 127:1. El apóstol Pablo nos enseña (En el Nuevo Testamento) que: “…la casa de Dios que es la iglesia del Dios viviente…” 1 Timoteo 3:15. Estos dos pasajes nos dejan saber claramente que si el Señor Jesucristo no edificó la casa (iglesia) los que la edificaron trabajaron en vano. Nadie de- bería ser miembro de ninguna casa espiritual o igle- sia iniciada por el hombre, todos deberíamos ser miembros de la iglesia establecida por Cristo.

 

¿Cuándo y dónde se fundó la igle- sia de Cristo?

 

La iglesia que Cristo estableció y que fue fundada en Él, se inició en Jerusalén el primer día de Pente- costés luego de la resurrección de Cristo. Esta iglesia fue anunciada por los profetas desde el Antiguo Testamento. El profeta Daniel escribió lo siguiente, “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destrui- do, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él per- manecerá para siempre”, Daniel 2:44. En Isaías 2:2-4 podemos encontrar otro ejemplo de que el reino de Dios (cuando se menciona iglesia y reino se refiere exactamente a lo mismo) se venía profe- tizando desde mucho antes.

 

¿Cómo Cristo fundó su iglesia?

 

El libro de Hechos nos dice como surgió la iglesia y también nos deja saber de las directrices que Jesucristo les dio a sus apóstoles para que este evento pasara. “a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fue- ran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días”, Hechos 1:3-5. Mas adelante en el mismo libro nos explica como sucedió lo que Jesús le explicó a sus discípulos que pasaría. “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban to- dos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que sopla- ba, el cual llenó toda la casa donde estaban senta- dos”, Hechos 2:2-3. En el versículo 4 encontra- mos lo que sucedió para marcar el inicio de la iglesia de Cristo. “Y fueron todos llenos del Espí- ritu Santo…”, Hechos 2:4.

 

¿Cómo puedo pertenecer o ser aña- dido (a) a la iglesia de Cristo?

 

Luego de ese evento sobrenatural que pasó en aquel día de Pentecostés, el apóstol Pedro tuvo su primer discurso, junto a los otros once. En este primer discurso Pedro les dejó saber a todos los presentes que “…esto os sea notorio…”, Hechos 2:14. En referencia a que lo sucedido les quedara claro de que tenía un propósito, para que todos los presentes no dudaran del poder de Dios. Unos versículos más adelante el apóstol Pedro les deja saber a los presentes algo que marcó otro evento importante en la historia de la iglesia de Cristo. “Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿que haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”, Hechos 2:36-38. Quizás nos preguntaremos que pasó luego de esto que Pedro les dijo a los presentes. Pero la Palabra nos deja saber que pasó: “Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil (3,000) personas,” Hechos 2:41. De todo esto que leímos, podemos deducir que solo hay una manera para ser añadido a la iglesia de Cristo y es el arrepentirse de corazón de tus pecados y siendo bautizado en el nombre de Jesucristo al igual

*Porciones de este escrito se han utilizado de:

– Libro, Conozca La Iglesia de Cristo (ISBN 1-56794-179-6)
– ¿Estás en la iglesia que Cristo fundó? – Brochure, Hno. Elmer Pacheco
– ¿Está usted pensando unirse a una iglesia, o cambiar de iglesia? – Editorial La Paz (www.editoriallapaz.org)

Buscas Trabajo?

Buscas Trabajo?

En el menú Empleos encontrarán algunas ofertas de empleo, propuestas por hermanos cristianos y también podrás subir tu currículo. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.