Menu

Home

Reflexión

Escudriñar

Palitos

Curiosidades

Congregaciones

Campamentos

El Perdón Según las Escrituras – Ultima Parte

Aprendiendo a pedir Perdón

Estimado lector,

Nos llena de mucha alegría su interés en conocer acerca del perdón. Aprendiendo a pedir Perdón a Dios, al cónyuge, a los padres y a los amigos. Primero recibiendo el perdón de Dios antes de poder otorgarlo a los demás. Este artículo es la última parte del estudio – “El Perdón Según las Escrituras” – Dar Click aquí para ir a la primera parte. Esperamos que este medio de enseñanzas, le pueda guiar a orar de manera genuina y acercarse fervientemente a Dios, en busca de un arrepentimiento auténtico.

Lectura Bíblica

  • Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
  • Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Mateo 18:21-22

Amado lector, nuestro Señor Jesucristo nos enseña acerca del deber de perdonar, el apóstol Pedro pregunta si podemos hacerlo hasta siete veces, a lo que el Señor le responde aún hasta setenta veces siete”. El texto griego admite dos posibles traducciones: setenta veces siete o setenta y siete veces. Ya sea uno u otro, la hipérbole significa lo mismo “SIEMPRE”.

La tradición judia decía que solo se podía perdonar hasta tres veces, que la cuarta se castigaba o no se perdonaba. Esta tradición se apoyaba en el libre de Amós, ya que en los capítulos del 1-3, Dios condenaba a varias naciones por tres transgresiones y a la cuarta ofensa gastigaba (Amos 1:3; 1:6; 1:9; 1:11; 1:13; 2:1; 2:4; 2:6). 

Muchos preguntan si las siete, setanta, o setenta y siete veces significan la cantidad de veces que debemos perdonar en un día, un año o durante toda la vida; la realidad es que el número siete para los hebreos de la época de Jesús, representaba la perfección, lo universal, por lo tanto la respuesta de Jesús era como “la perfección de la perfección, es decir, siempre“. 

Tal vez, esa respuesta del Maestro, no nos motive mucho, porque usted diría: “bueno.. eso era para los judios…” previendo esto Jesús nos cuenta una parábola que nos deja sin palabras ni argumentos:

  • Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.
  • Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos
  • A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.
  • Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
  • El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.
  • Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios;  y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.
  • Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 
  • Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. 
  • Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. 
  • Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 
  • ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 
  • Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 
  • Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensasMateo 18:23-35

En esta parábola el Maestro compara dos extremos, una deuda impagable de 10,000 talentos; 1 Talento = 6,000 denarios, 1 denario = 1 día de trabajo de un jornalero común; por lo que la deuda era equivalente al pago de 60,000,000 de días de trabajo y lo compara con otra deuda de 100 denarios o 100 días de trabajo y hace una pregunta cuya respuesta es absurdamente obvia, ¿si los 60,000,000 de dias trabajo te son perdonados, no deberías tu perdornar al que te debe solo 100?

Ahora, ya no en parábolas, mas ahora enseñando Jesús nos dice: Que Dios nos ha perdonado tanto, aquellas cosas que tienen consecuencias eternas, para que nosotros también perdonemos las pequeñeces de nuestra corta vida y que si decidimos no hacerlo, entonces Dios hará justicia con nosotros y nos hará pagar toda nuestra deuda. ¿queremos eso? creo que no.

Amado lector, Dios es bueno y en gran manera, pero también quiere que nosotros lo seamos. Que seamos buenos, así como EL es bueno. Veamos ahora el perdón que ofrece Dios:

  • Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión. Números  14:18
  • Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador. Salmos 86:5
  • Pero El, misericordioso, perdonaba la maldad, y no los destruía. Salmos 78:38

Te preguntarás, ¿en verdad, después de todo lo que he hecho, puedo pedir perdón a Dios? Aveces estamos tan cargados en nuestras vidas, que parecemos el burrito de carga de la imagen…

Cristo nos dice:

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Mat 11:28

Cuando estas muerto de la sed y alguien te dice: ven y toma agua fresca, es como un, sin pensarlo dos veces, “gracias, lo acepto”. Pero cuando se refiere a nuestras vidas, aunque estemos adestrozados y Jesús nos llama diciéndonos que nos hará descanzar, siempre insistimos en que no estamos tan mal. A veces somos así de tercos hasta que realmente tocamos fondo.

Dios esta ahí para perdonarnos y quitar esa carga de encima de nosotros. El odio y el rencor, pueden ser cargas muy pesadas en nuestras vidas.”Lo que yo hice o lo que me hicieron” a veces pesa mucho, pero aquel que es tardo para la ira y grande en misericordia, aquel que es bueno y perdonador, está dispuesto a restaurar nuestras vidas.

Cuando vamos a Dios es como cuando:

¿Cómo pedir perdon a Dios?

No hace falta ninguna ciencia, misterio, revelación, no hay que ser teólogos o espirituales. Solo tienes que obedecer los que dice la Biblia. Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

  1. Tiene que creer en Jesucristo(Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. – Romanos 10:17).
  2. Tiene que confesar tu fe en Jesucristo. (que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. – Romanos 10:9 – 10).
  3. Tiene que arrepentirte de tus pecados y ser bautizado.  (Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.  – Hechos 2:38).  
  4. Tienes que entregarte y dejar que EL obre en ti (estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. – Filipenses 1:6)

¿Qué sucede cuando Dios nos perdona?

 

Entre Cristianos..

  • No vale la pena perder el tiempo enojados
  • Cuando conocemos el perdón de Dios, también perdonamos a los demás

Cristo nos dice en Colosenses 3:12-13

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de pacienciasoportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 

¿Así también hacedlo vosotros? Amado lector, para los cristianos, esto es un mandamiento!

  • No importa lo sucedido…
  • El Perdón no se gana…
  • El Perdón no se juzga… no se condiciona..
  • Simplemente se da…
  • Porque Cristo así lo hace… con cada uno de nuestros..

De tal manera que podamos:

¿Cómo quieres estar?

Otros Estudios

El Perdón Según las Escrituras – Parte III

El Perdón Según las Escrituras – Parte III

¿Qué es el Perdón?
Muchos podrían decir que la respuesta a esta pregunta es ambigua, relativa, que depende del punto de vista del ofendido o del ofensor. Pero ¿qué piensa Dios acerca del perdón? ¿Qué nos enseñan las escrituras? Aprendamos un poco sobre el significado de la palabra Perdón; veamos tres perspectivas: un diccionario, las Escrituras, lo que piensa y hace la gente y lo que piensa y quiere Dios de nosotros.

El Perdón Según las Escrituras – Parte II

El Perdón Según las Escrituras – Parte II

Analicemos nuestra realidad y la necesidad de perdonar:

Dios ha permitido muchas cosas por causa de la maldad de los hombres, por la dureza del corazón humano, por el pecado. Todas las cosas malas, distorcionadas que vemos y hacemos hoy en día, sabemos que “mas al principio no fue así”; es decir, Dios no nos creó con estos problemas.

El Perdón Según las Escrituras – Parte I

El Perdón Según las Escrituras – Parte I

¿En verdad pueden todos los seres humanos perdonar?

Lamentablemente la respuesta es NO. Es muy conocida la frase: “Yo no soy Dios para perdonar…” expresión que cuando se usa, sale del alma. Las personas alegan imperfección o incapacidad para realizar este acto milagroso. Y ciertamente su alegato es correcto, solo que su razón no lo es.

Dejanos tus Comentarios

0 Comments

EnglishSpanish