Aporte del Hno. Eliezer Nieves, Bayamón, PR

¬øCuántas veces atravesamos situaciones adversas en nuestro caminar como cristianos?
¬øCuál postura asumimos para enfrentar cada adversidad?

Quisiera compartir con ustedes una serie de 4 grandes enseñanza de Fe confianza y amor en JESUCRISTO.

Nos dice la palabra de Dios en Mateo 14:22-33:

22¬†En seguida Jes√∫s hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de √©l a la otra ribera, entre tanto que √©l despedía a la multitud.
23 Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo.
24 Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.
25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.
26¬†Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: !!Un fantasma! Y dieron voces de miedo.
27¬†Pero en seguida Jes√∫s les habl√≥, diciendo: !!Tened √°nimo; yo soy, no temáis!
28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
30¬†Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Se√±or, sálvame!
31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.
33 Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

Analicemos los puntos que he podido identificar en estas palabras. Es probable que usted, respetado lector, pueda encontrar otros. Por favor comparta sus comentarios con nosotros.

Ense√±anza 1: Jes√∫s hizo a sus discípulos entrar en la barca.

Jes√∫s les da una orden a sus discípulos de entrar en la barca y que fueran adelante a la otra rivera.

De igual manera, Jes√∫s ordena a los cristianos a entrar en la barca (que la voy a llamar IGLESIA DE CRISTO), para que juntos podamos llegar a la meta, que es la vida eterna!!

Jesucristo nos ha dejado el manual de esta barca, esto es, las enseñanzas de las Sagradas Escrituras para que la practiquemos en nuestro diario vivir sin dejar de congregarnos.

Enseñanza 2: En medio del mar la barca es azotada

Mientras Jes√∫s oraba hasta altas horas de la noche. La barca estaba siendo azotada por las olas y el fuerte viento que le era contrario y le estremecía.

La misma situación sucede en la actualidad en este caminar de cristianos. Donde encontramos diferentes olas, de diferentes tama√±os y profundidades. Unas más fuertes que otras; algunas de ellas arrastran escombros y nos golpean a√∫n más fuerte.

Estas olas y estos vientos son peligrosos para cualquier cristiano que no persevera en la doctrina de Cristo y en las ense√±anzas de los apóstoles. Estas situaciones adversas, nos desenfocan del blanco de la soberana vocación que es Cristo.

Una de las olas más poderosas y sutiles que tenemos en la actualidad es la Apostasía. Muy pocos la perciben, muy pocos la distinguen; y muy silenciosamente se va metiendo en la vida de estos creyentes, hasta el punto de sacarlos por completo de la iglesia y llevarlos al mundo, alejados de la verdad para volverse a fábulas de hombres.

Y muy tristemente, entre hermanos, también están los vientos de la envidia, celos y contiendas que fracturan la hermandad, afectando principalmente las mentes de creyentes inconstantes, alejándolos del verdadero amor que debe existir entre hermanos, alejándolos del verdadero deber que es, en lugar de estar desunidos, cada quien por su rumbo, cada quien con su idea; más bien debemos estar juntos, como un solo cuerpo, como fue la rogativa de nuestro Se√±or antes de partir hacia la diestra de Dios; predicando su santa y divina palabra, bautizándolos para perdón de pecado y as√≠ puedan ser sellados con el Espíritu Santo, que es nuestra fortaleza en este mundo lleno de maldad y pecado.

Hay un punto más que me llama a la atención y es como empieza el versículo 23: después de despedida la multitud, subi√≥ al monte a orar aparte. Me pregunto, por quien estaría orando Jes√∫s? Yo diría: Por sus discípulos, por ti y por m√≠!!! Ahora mismo Jes√∫s est√° a la diestra del Padre intercediendo por cada uno de nosotros!!! Tu no estás solo en esta tormenta, Jes√∫s est√° orando por ti!!

Ense√±anza 3: La duda de Pedro: “Si eres T√∫”

La duda es una muralla llena de indecisiones que lleva al hombre a hundirse en el mar de la vida, tal como le pas√≥ a Pedro al dudar, se hundi√≥. Jes√∫s le había dicho: Tened √°nimo, Yo Soy; pero el Fantasma de la duda, atac√≥ con sus pensamientos y le contesta: S√ç ERES T√ö, dando a entender que aunque Jes√∫s se identific√≥, el a√∫n desconfiaba de la Palabra del maestro.

Muchas veces, nosotros en medio de la adversidad oímos la voz del maestro llamándonos y dándonos instrucciones de cómo salir de la situación y nosotros dudamos, de √âl y de sus palabras, teniendo como resultado, que nos hundamos con cada paso que damos.

Dudamos si debemos obedecer sus mandamientos en las circunstancias en la que nos encontramos y nos cuestionamos si somos dignos? O si realmente podemos hacerlo? O alguna otra excusa. En vez de sujetarnos en humildad a su divina voluntad y esperar el tiempo de Dios.

La duda es compa√±era fiel del temor y su palabra nos dice al respecto: Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

Debemos confiar en Dios!! EL es nuestro Padre!!

Enseñanza 4: Pedro quita su mirada de Jesús

Si alguien nos preguntara: ¬øqu√© pasaría si quitamos nuestra mirada sobre Jes√∫s? Muy pronto responderíamos que nos hundiríamos sin su amor y sin su misericordia.

Cualquiera diría amén!!, pero en la realidad de nuestra vida, en nuestra experiencia del día a día, cuantas veces quitamos la mirada en Jes√∫s y nos enfocamos en los vientos? En los problemas? En la economía? En los gobiernos? En la deuda? En la salud o enfermedad?

Como dijimos en la ense√±anza 1: Jes√∫s nos ordena que entremos en la barca, porque es la √∫nica y más segura vía para llevarnos al destino eterno; pero cuando vienen los vientos y las olas huracanadas a nuestra vida, queremos encontrar una salida fuera de la iglesia.

Cuando Jes√∫s fue caminando hacia la barca √âl no llam√≥ a ninguno de sus discípulos a caminar fuera de la barca. Aqu√≠ est√° la ense√±anza que estos discípulos aprendieron por experiencia propia: en medio de la desesperación y de la emoción de escuchar al Maestro, Pedro le dice: Se√±or, si eres t√∫, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. El Se√±or le demuestra que es √âl y lo pone a caminar sobre las aguas; pero Pedro al ver que los fuertes vientos también azotaban fuera de la barca, quit√≥ su mirada sobre Jes√∫s y se hundi√≥. Los problemas, la adversidad la encontraremos estando en la iglesia o fuera de ella. Mas Jes√∫s, en su amor y sabiduría le permite a Pedro entender que no hay manera de llegar a puerto seguro fuera de la barca; que cuando estamos fuera de la barca es seguro que vamos a perder la mirada sobre la doctrina de Jes√∫s y por ende perecer. La iglesia es lugar más seguro en el que podemos estar para resistir la tempestad, hasta que el Maestro venga por nosotros. La iglesia es el √∫nico lugar en el cual el Se√±or viene a buscar su pueblo.

A veces nos quejamos de la iglesia local, de que algunos hermanos son esto o aquello, de que falta esto o lo otro o incluso reconocemos nuestra imperfección colectiva!!, pero ciertamente les digo una cosa: no hay otro lugar donde Jes√∫s nos vendr√° a buscar:

Y si me fuere y os preparare lugar, vendr√© otra vez, y os tomar√© a m√≠ mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Jes√∫s te dice: !!Tened √°nimo; yo soy, no temáis!

Ese Yo Soy significa CONF√çA EN M√ç. Las mismas palabras que le dijo a Moisés en el desierto, YO SOY. Esa es la Fe que necesitamos en JESUCRISTO para vivir, confiar y obedecer su palabra y ser dirigido en toda seguridad por Jesucristo el Salvador.

En la actualidad, esas mismas palabras que le dijo al Apóstol, te la dice a ti y a m√≠. Su palabra nos ense√±a a no temer, mas bien a confiar en √âl, a pesar de cualquier situación desagradable, a no perder la fe en su palabra y hacerla viva en nosotros. Siempre recordando que el venci√≥ al mundo y que JESUCRISTO CAMINA POR ENCIMA DE CUALQUIER SITUACI√ìN, As√≠ querido lector, te invito a venir a la barca de la salvación, Su iglesia, la iglesia de Cristo!! entremos y adoremos diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios!! Y si ya estás en la barca entonces recuerda: Bajarse de la Barca, Jamás!!