Estimado Lector,

A veces me pregunto por qué hay tantas religiones y por qué dentro del cristianismo hay tantas divisiones si el Señor Jesucristo es uno solo. Cada divisionista piensa que su grupo es la Iglesia del Señor. Para mí, el mayor de los problemas es que entre ellos hay más odio, que entre los mismos impíos. Y entre uno y otro tratan de robarse los feligreses, comportándose como si fuera un partido político. Quizás esta situación provoque un ataque de risas, pero si lo pensamos seriamente, podría volverse un tema muy preocupante.

Estoy seguro, que ningún cristiano persiste en reunirse con un grupo, que de antemano sepa que no obran conforme a la voluntad de Dios. Por lo tanto, si le preguntas a cualquier creyente, si su grupo es verdadero, te dirá “claro que sí”; tal vez uno que otro confiese y diga que “este grupo no es perfecto, pero busca a Dios de corazón” o algo por el estilo. Particularmente, no me gusta decir que el grupo con el que me reúno es el único que será salvo o que tiene la verdad absoluta, porque sonaría igual que los demás. La respuesta a la pregunta: ¿tiene y practica la verdad tu grupo? Pareciera que la respuesta se vuelve subjetiva. En realidad no lo es.

En vez de preguntar a cada grupo, podemos escudriñar en las Escrituras cuales son las características de la Iglesia del Señor y cada uno cotejar contra el grupo que se reúne. De esta manera podemos saber si este grupo pertenece a los añadidos a la Iglesia del Señor, la que ciertísimamente dice las Escrituras que será levantada y ataviada como la novia del Cordero de Dios.

Conoce a Jesucristo y a su Iglesia