Que todo sea confirmado A la luz de las Escrituras No creas todo lo que los hombres dicen. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.  Todo lo que te digan y todo lo que hagan en tu congregación, búscalo en las Sagradas Escrituras, tal como lo hicieron los hermanos de Berea.